¿QUÉ RAYOS ES E-LEARNING?

¡Hola marketer!

Al mundo actual le fascina los anglicismos, y entre ellos está el famoso –y últimamente muy usado– e-learning. Una palabra que se está poniendo de moda en tiempos del Coronavirus.

Está de más decirte que el e-learning es la enseñanza y aprendizaje virtual, online, a través de internet. Algunos le dicen “formación a distancia” para que suene más poético, pero es importante resaltar que es más que un sistema de formación vía digital.

La inscripción en un curso en línea tiene muchos beneficios, y la mayoría se debe a la conveniencia y la asequibilidad

Hacer e-learning es mucho más que ofertar un curso online. Es aprovechar el gran número de herramientas digitales para llegar a nuevos mercados (personas con limitaciones de distancia o físicas, de otros países, en riesgo de exclusión social, o cualquiera que tenga acceso a una computadora) y personalizar su enseñanza al punto de crear metodologías altamente eficaces.

Si deseamos medirlo desde un sentido económico: al mejorar el aprendizaje de los usuarios incrementaremos su nivel de fidelidad, lo cual mejorará su NPS (Net Promoter Score, grado de fidelidad de los consumidores) y los convertirá en promotores de la plataforma, marca y/o enseñanza. 

¡Ellos atraerán a nuevos clientes!, y prácticamente el dinero invertido en un buen e-learning actuará como inversión en marketing.

Con e-learning es posible educarse desde la comodidad de su hogar.

Existen diversas maneras para aprovecharlo, pero básicamente debemos poner especial atención en:

  • Inmediatez e interactividad:

Este sistema de enseñanza-aprendizaje debe ofrecer opciones de fácil y rápida comunicación usuario-docente. 

Los alumnos suelen tener preguntas que a priori pueden parecer tontas (como solicitar instrucciones para utilizar shampoo), pero si no las resolvemos a tiempo pueden generar ansiedad, disonancia cognitiva, deseos de no continuar el curso, e intención de convertirse en detractores (clientes cuyas experiencias con la compañía han sido negativas y recomiendan a otros no comprar).

Suena gracioso, pero sucede.

  • Flexibilidad:

Debe ajustarse a cualquier horario y momento. Los alumnos no deben tener problemas con aprender de día, noche, a la hora del almuerzo, antes de ir a trabajar, durante el desayuno, e incluso en las tediosas cenas navideñas laborales.

  • Sistema multimedia:

Creo que está por demás decir que no sólo pueden ser diapositivas con textos y alguna que otra imagen bajada de Google.

Mediante el e-learning, como empresas, dejaremos de gastar en libros físicos y venderemos e-books, minimizaremos gastos de traslados en alumnos y docentes, e incluso ya no nos preocuparemos por los costos de alquiler o mantenimiento de locales. Si bien existirán algunos costos de inversión relacionados a la plataforma y a la creación del material, estos permitirán llegar a un mercado potencial mucho mayor.

¡El negocio de la educación es uno de los más rentables!

Contacta con nosotros para implementar una plataforma educativa virtual